Dublin connection: searching for Phil Lynott´s grave…y Neil Young and Crazy Horse live!

No nos engañemos, el motivo principal del viaje era (aparte de escapar unos dias de casa solo con mi mujer, ja ja) ver la puesta en escena del magnífico trabajo de Neil Young&Crazy Horse, “Psychedellic pill”, aunque claro, al comprobar que efectivamente Phil Lynott descansa en un cementerio a las afueras de Dublin la posibilidad de visitar su tumba se convirtió en una obligación moral para quién escribe estas lineas. La casualidad quiso, aunque ligué cabos unos días después, que dicha visita tuvo lugar en el aniversario de la muerte de Rory Gallagher, irlandés como Phil…Por lo que respecta a Neil Young y sus viejos compinches de Crazy Horse el concierto estuvo fuertemente marcado por las incidencias climatológicas: hacía un frío del carajo, con fuertes rachas de viento y una lluvía que aparecía y desaparecía como Pedro por su casa, aunque es justo decir que solo la sufrimos de verdad el viernes, en nuestra búsqueda del cementerio de St Fintans. El sábado, dia del concierto, sufrimos un viento gélido y muy molesto que repercutió decisivamente en la calidad de un sonido que solo puede calificarse como deficiente en la primera media hora de concierto, regular en la siguiente, y correcto en el resto del show. La lluvia se cebó en los espectadores de a pie media hora antes del inicio pero por corto tiempo, para aparecer ya de nuevo al final del concierto, justo en el primer y único bis de un show irregular pero con brillantes momentos a cargo de unos tipos que siguen siendo una leyenda… pese a que no siempre les salgan bolos inmaculados.

Viernes 14 de junio, 18 aniversario de la muerte de Rory Gallagher. Muy malo con las fechas, he de reconocer que hacia días que la fecha del aniversario rondaba por la cabeza. “Fue en Junio…” me decía hace poco. Pues bién, ese mismo día, con un tiempo más propio del mes de noviembre que del de junio, recién llegados a Dublín, decidimos ir a visitar la tumba de uno de los más grandes, el enorme Phil Lynott. No podia dejar escapar la oportunidad. Aún no llovía, pero ya mientras esperábamos el tren (dirección Howth, en las afueras de Dublín, parada en Sutton) empezaron a caer unas cuantas gotas que se convirtieron en lluvia intensa mientras enfilábamos rumbo al cementerio de Saint Fintan´s, una vez llegados a Sutton. Salimos de la estación, mano izquierda y todo recto. Primero se pasa un semáforo y se sigue recto. Se pasa por la iglésia de Saint Fintan´s (creíamos haber llegado…pero faltaba un buen trecho aún!), y mientras a mano derecha te queda la bahía de Sutton tu sigues recto, hacia la colina. Aproximadamente 25 minutos después de haber dejado la estación de tren se llega a un cementerio precioso, con una gran parte de tumbas excavadas en la tierra y absolutamente todas llenas de flores. La tumba de Philo se encuentra en la zona de St Polands,  segundo gran bloque a mano derecha, en la esquina más alejada. Fue un momento especial, la verdad sea dicha. No supe qué hacer de entrada aparte de observar la gran cantidad de objetos depositados por fans, fotos, gafas de sol, de todo. Así que recurrí a mi móvil e hice sonar “Don´t believe a word”, “Waiting for an alibi” y un trocito de “Dancing in the moonlight”. Un pequeño homenaje. Bajo una persistente aunque en esos momentos tan solo fina lluvia la música de Thin Lizzy sonó preciosa enmedio del silencio del cementerio. Unos minutos intensos, si señor.

IMG_3867

IMG_3872

IMG_3870

Sábado 15 de junio, fecha del concierto. De buena mañana nos topamos con dos noticias que desconocíamos: el concierto es al aire libre, en un recinto más que curioso donde hay un pequeño estadio, lugar del bolo, y que más tarde averiguamos que albergaba competiciones de hípica y partidos de polo. Vamos, que el recinto pertenecia a la sociedad hípica de Berlín, y que era normal que en junio un concierto se hiciera al aire libre. El pequeño problema era que si bién el sábado parecía que no haría el tiempo de mil demonios que sufrimos el viernes por la tarde sí que indicaba que el aire, el viento, seguía siendo muy frío, sobretodo para un acontecimiento al aire libre. Para añadir más cosillas habáin tres tesoneros: un grupo local, mis adorados Los Lobos y los héroes locales The Waterboys. Los Lobos tocaban a las seis de la tarde, Neil Young a las ocho y media…ais, que nos hacemos viejos y tanto rato al aire libre con ese frio, sentados en la grada…ais, solo de recordarlo  me pongo a tiritar!

Al final, aunque con un retraso fatal de 15 minutos, entramos a ver a Los Lobos. Increíblemente el sol lucía resplandeciente, les daba en toda la cara, y bajo un sonido deficiente y con la sorprendente ausencia de Cesar Rosas la banda de East LA luchaba por sacar adelante un bolo que, vamos a ser claros, era un marronazo. Tocar a esas horas y con ese sonido a estas alturas de la batalla me pareció indigno de su categoría, pero a la vez estas circunstancias y cómo las afrontaron dejaban claro que estábamos ante unos profesionales como la copa de un pino, sacando adelante un mini show con dignidad (pese a lo indigno de la situación, insisto). Puede que David Hidalgo fuera quién lo llevaba peor por las caras que ponia, pero entre Conrad Lozano y Louie Perez ( y también Hidalgo, ojo, que no haya dudas!), además del saxo y teclados de Steve Berlin y el buen hacer a la bateria de Cougar Estrada (creo que ya miembro fijo de la banda) salvaron los muebles. Se despidieron con una nueva versión de “La bamba” en seguro una pequeña concesión para que la gente cantara un poquito. Solo les vimos quinze minutos pero me alegro de haberlo hecho, se lo merecen.

IMG_3878

Neil Young&Crazy Horse salieron pasadas las ocho y media bajo un (de nuevo) sol radiante y un muy deficiente sonido. Instalados en una grada mucho más lejana de lo esperada del escenario por las características del recinto (hecho que no constaba cuando las compré…malditos!), el sonido llegaba bajo, poco claro, como una gran bola y por obra y gracia del viento, a rachas. Maldecí muchas veces el clima irlandés esa tarde-noche, y si alguno se pregunta por qué se me ocurrió escoger Dublin responderé que obviamente no sabia que el RDS Arena era un reciento al aire libre (normalmente los recintos conocidos como “Arena” son pabellones cubiertos), además de que cuando compré las entradas solo estaban confirmadas las fechas de Irlanda y UK (y Dublin era en sábado…). De todas maneras, cuando empezaron a sonar los primeros acordes de “Love and only love” (una favorita de siempre) se me pasaron (casi) todos los males. Ahí estaba Neil acompañado de Crazy Horse, palabras mayores, los tres juntos delante de la batería, en círculo. Sin embargo el sonido no te permitia disfrutar, por muy bonita que fuera la canción, y te “alejaba” de la comunión con el grupo, algo que sucedió en gran parte de la noche. “Powderfinger” le siguió pero la cosa no mejoraba mucho. A la banda se la veia bién, Neil se movía con sus caracterísitcos gestos de cuando está rockeando y pasándolo bién pero ni la primera visita al nuevo disco, precisamente con “Psychedelic pill”, acabó de arreglar las cosas. Fallaba un poco la conexión con la audiencia, más dificil en estadios (aunque pequeño, era un bolo de esas características). A Talbot se le veisa más pendiente de rockear junto a Molina que con Young y Sampedro, juntos durante la mayor parte del show. Faltaba algo. Puede que fuera con uno de los grandes “highlights” del concierto, “Walk like a giant”, cuando las cosas empezaron a estar en su sito y los músicos se marcaron una canción de aúpa…aunque la remataron con diez minutos de pura distorsión, que no de jam, que exasperaron al 95% de la audiencia. A mi, la verdad, y como tengo un punto masoca con ciertos artistas, el hasta cierto punto desaire de Neil Young, Billy Talbot y Frank Sampedro me pareció un acto de rebeldía comprensible en una banda que siempre ha ido a su aire, sin concesiones, y por Dios que eso no era precisamente algo del agrado de la mayoria del público. El tipo que teníamos al lado, de unos cincuenta y tantos años, estaba indignado. Decía que eso era una falta de respecto a un público que había pagado una entrada muy cara, y no le faltaba razón, sobretodo cuando piensas que en vez de pasarse diez minutos rascando la guitarra contra el ampli o distorsionando por distorsionar, fuera de contexto y de canción, pues podia haber hecho al menos uno o dos temas más. Y sí, yo “entiendo” lo que hicieron Caballo Loco y su gran jefe Neil pero hubiera preferido la opción que reclamaba nuestro nuevo amigo irlandés, fan de Neil, pero poco amigo de distorsiones. Y bueno, lo que decía, este acto de inconformismo del grupo, ese decir “aquí estamos, nosotros somos así y hacemos lo que nos da la gana” me gustó, sí, ver a esos sesentañeros plantando cara fue como pensar que hacen falta más Neil Youngs en el mundo…pese a que conviente recordar que el personaje se las trae, que siempre va a su puta bola y que no siempre es de aplaudir todo lo que hace, ni mucho menos. Así que a lo tonto ya llevábamos una hora de concierto cuando se descolgaron con una canción ¿nueva? o inédita que la verdad se podían haber ahorrado. Creo que llamada “Hole in the sky”,  pasó sin pena ni gloria, y fue el preánbulo del mini set acústico del amigo Young, solo dos canciones (mmmm, en vez de la distorsión podia haber tocado hasta tres canciones más con la acústica!). La primera fue una sorpresa agradable, por inesperada y por apreciada, “Comes a time”, y por nunca escuchada antes en directo. Y la segunda…en fin…¿es necesario, por bonita que sea, que Neil Young haga a estas alturas una versión de “Blowin in the wind”? ¿De verdad? La versión que aparece en “Weld” es especial, intensa, rabiosamente eléctrica y distorsionada. La que sonó el otro dia en el RDS Arena de Dublín era un calco a la original, voz y guitarra acústica. Por mi zona hubieron algunos abucheos en plan “primero se pone a distorsionar no se cuanto rato y ahora hace…”Blowin in the wind”? Con la de canciones que ha compuesto el colega (Dylan) y va y escoge la más obvia? ¿Hacía falta? Y bueno, con la cantidad de canciones que tiene en su propio repertorio y que hubieran sonado a gloria bendita a voz y guitarra y el colega hace una versión típica y tópica? ja ja, así es Neil Young, le dije a mi mujer y al nuevo amigo irlandés que hicimos durante el concierto, ese ir a su puta bola que mencionaba hace poco llevado de nuevo a su máxima expresión, ja ja. “Blowin´in the wind”, me descojono, en el fondo me descojono…ah, y yo la canté enterita, que conste, ja ja

Superado el momento se metieron de lleno de nuevo en el último disco y nos regalaron una poderosa rendición de “Ramada Inn”, el otro grandioso momento de un enorme disco que no tuvo la guinda final que uno esperaba, y que de buen seguro hubiera acabado con la paciencia de unos irlandeses poco conformes con el show que estaban presenciando. Por supuesto, la guinda hubiera sido la interpretación de “Driftin´back”, la pieza de media hora que abre “Psychedellic pill” y que servidor estaba deseando que tocaran…antes del concierto y antes de que el frio y el viento empezaran a hacer mella en uno, que encima llevaba un resfriado de narices, cortesia seguramente de la aventura del dia anterior en Sutton. Pues sí, el estar sentadito con ese frio empezó a notarse, y pese a tener ganas de que la tocara uno agradeció (casi) más que sonara “Cinnamon girl” (robusta, enérgica). No me entusiasmó mucho la siguiente elección, “Fuckin up”, quizás el corte menos inspirado de “Ragged glory” (si es que hay algun corte flojo en ese discazo…), que para colmó fue alargada innecesariamente por medio de unos diálogos con el público que no interesaron ni a la propia audiencia. No es que me desesperara como nuestro amigo irlandés pero gustarme, lo que se dice gustarme, pues no me gustó nada (el alargado, no la canción en si). Y eso, esa falta de entusiasmo del publico irlandés, fuer una constante que puede también señalar al grupo ya que, por las razones que fueran, no acabaron de conectar con el respectable. No sé muy bién qué esperaban, la verdad, la selección de canciones era en general bastante buena, pero tampoco me puse eufórico al advertir que esas notas que te hacían pensar en el “Satisfaction” de los Stones (hubiera sido el colmo, ja ja!) eran de hecho el inicio del clásico de Buffalo Springfield “Mr Soul”, que Neil toca prácticamente siempre, sobretodo las últimas veces que lo he visto. Y sí, la canción es enorme, vale, perooooo joder, que siempre la toca y tiene diez mil en la recámara. Suerte que para despedirse eligieron “My my, hey hey”, en versión un tanto más ralentizada de lo normal pero que pese a la reaparición de los problemas de sonido sonó grandiosa, eterna, clásica.

Las fuerzas estaban al límite, más que las fuerzas la resistencia al frío y al viento gélido que sopló con fuerza de nuevo mientras el grupo volvía a escena. La elegida fue “Cortez The Killer”, otro clásico atemporal tocado bajo una intensa lluvia que pudo precipitar el final del concierto. Eso sí, sonó preciosa, intensa, con clase, aunque en ese momento todo quisque estaba empezando a desfilar debido a la lluvia. En nuestra zona hubo gente que faltando aún media hora para finalizar el concierto empezó a desfilar, insatisfecha con un show marcado, insisto, por el tiempo adverso y por unas interpretaciones en general donde los musicos se explayaron a gusto, momento distorsión incluído, y que no fueron del agrado del populacho.

Yo disfruté, sí, pero no fue ni mucho menos mi mejor experiencia con Neil Young, y comparado con el concierto que hicieron en el Espárrago Rock del 2001 (la primera y única vez que los había visto juntos) no le hace precisamente mucha sombra. Ni salí hipnotizado ni extasiado, contento eso sí por haber tenido la oportunidad de verlos de nuevo pero pensando quizás si les podia pillar en otra fecha de la gira. Me quedé con ganas de más, pese a las dos horas de show, aunque seguramente fue que me quedé con las ganas de haber podido disfrutar de un show en mejores condiciones, ya que el papel de los músicos no fue ni mucho menos decepcionante, y hay que recordar esa falta de conexión que se hizo evidente en muchos momentos. En fin, para mí fue satisfactorio, sin más. Another time…maybe.

~ per picanyol a 17/06/2013.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

 
%d bloggers like this: