Wilco: Art of music

Uno puede pensar que Wilco dejaron de ser Wilco cuando Jay Bennet fue despedido fulminantemente después de contribuir a grabar esa majestuosidad llamada “Yankee hotel foxtrot”. Puede, por supuesto. Otro dirá que no fue hasta que Neils Cline entró en la banda que Wilco despegó definitivamente hacia el Olimpo musical gracias a “A ghost is born” y un tercero añadirá que a partir de ahí se durmieron en los laureles. Y hasta aprovechando algún bajón que han tenido (posiblemente “Wilco” y ese concierto en el Auditori de tan ingrato recuerdo) les han tachado de acomodados, de conformarse con ir haciendo “disquillos” y hasta de adormecer al personal en sus conciertos. Respetable, opiniones hay tantas como personas que disfrutan con la música, así que cada uno a su corral. El mío es el de pensar que todo en el fondo se reduce a etapas, períodos, transiciones; unas excelsas, otras no tanto, sobretodo porque cuando se alcanza la excelencia y eso sucede durante cuatro discos seguidos (y uno muy estimable, rozando también la excelencia) pues es complicado mantener el listón. Y ello por supuesto repercute en sus conciertos, en su manera de afrontarlos, de enfocarlos y dirigirlos hacia tal o cual disco, desplazando inevitablemente a otros que uno considera mejores. Ojo, que a uno le gustan más. Y este dato es vital, ya que por mucho que se intente mantener la objetividad el repertorio de un concierto marca, aparte de la actitud y el estado de forma de la banda en si, lo que uno percibe al final del concierto. Es imposible, además, contentar a todo el mundo, pero creo estar en lo cierto que ayer, en un marco tan poco adecuado para un concierto de rock como el Liceu barcelonés (sonó impecable, eso sí), Wilco lo bordaron en todos los sentidos: repertorio (equilibrado tanto en clases de canciones como en repaso a su discografia, ojo, a TODA su discografia), actitud, intensidad, ejecución…Fue una noche para la historia, uno de los mejores (sinó el que más, en dura competencia con su primer concierto en Razzmatazz, gira “A ghost is born”) conciertos que han dado en suelo condal y una demostración apabullante de clase, dominio técnico, escénico y estilistico como hacía tiempo que no veía. Fue, es, sencillamente emocionante asistir en vivo y en directo, en tiempo real, al crecimiento primero y a la consagración actual de un grupo imprescindible se mire por donde se mire del rock de finales del siglo pasado y principios del actual.

Siendo la tercera visita desde que salió al mercado el estimable “Whole love” (gana con las escuchas, gana en el directo, se situa como su mejor disco desde el aclamado nacimiento del fantasma) habían espectativas más que fundadas de una renovación del repertorio respecto a su visita al Palau. Bastaba con echar un vistazo a los set-list de la gira americana y, ya más cercano a su paso por Barcelona, de los conciertos italianos para comprobar que (afortunadamente) el repertorio estaba sufriendo una seria sacudida. Vamos, que Wilco no son AC/DC precisamente, son más bién de la liga Black Crowes (aunque sin llegar a sus extremos), y bueno, llevaban ya muchos conciertos metiendo mano a un par de perlas de “AM” que le hacían la boca agua a más de uno. Por supuesto, y como viene siendo norma, en los bolos yanquis tocaban muchas canciones de “Summerteeth”, esa preciosidad de disco que cuando los de Chicago tocan suelo europeo (y sobretodo español) se reduce a las cansabidas y no por ello apreciables -más bién lo contrario- “Via Chicago” y “A shot in the arm”. En el pasado Primavera Sound hubo sorpresa mayúscula con “How to fight loneliness” (ese tipo de detalles que por si solos valen un concierto entero) y el hecho de que fuera una petición me animó a algo que no sé si el respetable tiene mucha conciencia de ello: en su web hay un apartado para solicitar canciones en conciertos concretos. Así que ni corto ni perezoso me lancé a la aventura de intentar que tocaran “Nothing´severgonnastandinmyway(again)”, y aunque confieso que tenía muy pocas esperanzas la estuve esperando hasta el mismo final del concierto. Pero no, y a diferencia de otras veces en que un maestro de la obesión y la tozudez como yo, no dejé que las ganas de escuchar esa canción me estropearan el bolo…claro que con un repertorio como el de ayer pocas pegas se pueden poner, sobretodo porque cuando un concierto empieza con “Misunderstood” pocas cosas más se pueden decir. Bueno, sí, que sonaba a gloria bendita y que ya desde el inicio se notaba que la noche iba a ser especial, sensación que fue creciendo durante cinco canciones más hasta culminar con uno de los momentos mágicos por excelencia del concierto, que digo, de los conciertos de Wilco, y que se ha convertido ya en todo un clásico por derecho propio:” Impossible Germany” y el super solo (para mí no es un solo de guitar hero, lo siento, es un solo de un musico como la copa de un pino, que no es lo mismo). Cierto que una parte del público, empeñada en demostrar a cada guitarrazo “que son super fans y que les encanta Wilco, que qué buenos que son y has visto lo bien que tocan”, ciertamente insufrible por cierto, se dedicaba a aplaudir hasta ¡antes de que empezara el solo!, con lo cual hacia que el momentazo pudiera irse abajo por cargante (ellos, claro, no el musico ni la banda). Pues a lo que iba, que me he perdido por los cerros de Ubeda (iba así la frase, ¿no?). “Impossible Germany”, canción que gente muy respectable encuentra irritante (prueba de que la humanidad es extraña e inescrutable a veces), puso en pie a toda la platea y Neils Cline se llevó la ovación de la noche. Y no era para menos, su solo y la ejecución de la canción que hizo la banda culminaron una primera media hora sencillamente perfecta. Sí, en mi opinión no se puede tocar mejor. Wilco se marcaron un inicio de bolo tan apabullante que llegué a pensar que aquello no podia sonar mejor, que no, que era imposible, que las vibraciones, la actitud, el desparpajo, la intensidad, la ejecución era tan impecable que llegan a decir que el concierto se suspende y me voy a casa tan tranquilo. Es un decir, claro, pero es que hacía mucho tiempo que ya no solo ellos sinó que no veia en general algo tan bestia como las interpretaciones que Tweedy&co hicieron consecutivamente de (después de una brillantísima “Misunderstood”) “Art of almost” (sonando a grupo de vanguardia total, mi vanguardia, por supuesto), “I might”, “Sunken Treasure” (delicia del “segundo” disco de “Being There”), la irresistible “You´re my face” (una de las canciones más bonitas de su discografia, un alarde vocal deslumbrante) y la mencionada “Impossible Germany”. Como es normal aquello no podia mantener semejante nivel y el grupo, sencillamente, bajó a la tierra y siguió ofreciendo un excelente concierto, con inspiradísimos momentos tipo “Radio Cure” (qué nivelazo, cojones, qué nivelazo), “Whole Love”, un inesperado “Theologians” y una recta final de ocho canciones que quitaban el hipo, con visitas esperadas y deseadas a AM (“Shouldn´t be ashamed”) y de nuevo a Being There -por tercera vez!- con un “Don´t forget the flowers” en que el grupo, tranquilamente, nos mostró que si quieren sonar country lo hacen tan bién como el que más (confieso además que al final del tema soñé momentáneamente en que su próximo disco sería enteramente country…y me encantaba la idea!). También nos muestran su maestria en parir estribillos memorables como el de “Heavy Metal Drummer” o de pasar de delicadezas tipo “Handshake drugs” o “Humming bird” a momentos alegres y vitales, llamése “Dawned on me”, “Born alone” o la enérgica “A shot in the arm”, sin descuidar obras capitales como “Via Chicago”, donde el (aparente pero calculadísimo) caos se dan magistralmente la mano con la sutileza más delicada que uno pueda imaginar.

Los bises fueron, justo es reconocerlo, irregulares, pero solo ligeramente. No en selección de repertorio, puesto que nadie en su sano juicio se opondría a iniciarlos con “I´m trying to breakyour heart” y mucho menos a seguirlos con la gloriosa revisión de “Box full of letters” (no la escuchaba desde que tuve la suerte de asistir a la presentación londinense del añarado “Summerteeth”…y ésta sí que sonó muy enérgica y vital), con Wilco sonando como una espléndida banda de rock con sonido vintage total (como sucedió en el otro corte del “AM”…la banda sonó muy diferente en esas dos canciones, actuales pero con un poso country-rock-americana genial). Pero si “Jesus etc” no emociona tanto como debería (que lo hizo, canciones como ésta suenan bién hasta con el piloto automático puesto) es que algo no acaba de cuadrar del todo, quizás es el cansancio al que algunos atribuyeron a la banda hacia el final del concierto. Rebobinando el concierto quizás, solo quizás, pasó algo parecido con el primer tema del bis. “Walken” fue la típica canción que uno no desea escuchar, que forma parte de las que considera abiertamente “prescindibles, y andaba uno pensando en ello (la había visto a menudo en recientes “set-lists”) cuando empezaron a tocarla. Buenoooo, acepto pulpo (mucho mejor hubiera sido mi añorada y por siempre adorada “On and on and on”), sobretodo porque la despedida a esa primera tanda de bises vino de la mano de una eufórica “I´m the man who loves you”, demostrando de nuevo que “Yankee…” es el disco predilecto de Tweedy y que probablemente es su mejor obra. O no.

Y hubo más, vaya si lo hubo, y fue el momento del desmelene, de que Wilco nos mostraran su lado más rockero gracias a una estruendosa, vibrante y apabullante ejecución de “Outtaside (outtamind)”, esa perla del “Being There” que despierta al más perezoso y que te deja en un ambiente de eufória peligroso…que se transforma en una amplia sonrisa cuando los de Chicago despiden una de sus mejores noches en la ciudad condal al contagioso ritmo de “Hoodoo Guru” (no estoy seguro si habia sonado alguna vez en nuestros escenarios, como mucho un precedente y gracias), con show (innecesario para unos, gracioso para otros, irrelevante en si pero ciertamente simpático y desenfadado) de un roadie incluído.

En fin, una noche mágica a cargo de una banda en estado de gracia, unos maestros en el arte de la musica, ni más ni menos. Me siento un privilegiado, grandes Wilco!

~ per picanyol a 16/10/2012.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

 
%d bloggers like this: